Diez años.
Ya casi diez años desde aquel diciembre en que te conocí.
Me tardé los mismos diez años en entender por fin, cual fue el propósito de tu llegada a mi vida.
Me conociste niña.
Con esa mirada de cristal, sin malicia alguna y con hambre de una historia bonita.
No fue contigo.
 Aun cuando te confundi con un príncipe,  y aun cuando te quise poner una capa que no te correspondía, insistía en querer ver en ti alguien que hasta el día de hoy no se si eras o solo fue una proyección necesaria para justificarte.
Desde el primer momento hubo algo. Ese algo que no sabemos explicar, y que sin darnos cuenta confundimos.
Pasaron los años,  como era de esperarse  no funcionó. No tenía que funcionar y ahora por fin comprendo el porque.
Pasa que te ibas y volvías, hacías tu vida pero siempre volvías.  
No volvías por mí, no por mi amor, no por mi cuerpo, no por ganas.
Y yo siempre me hacía la misma pregunta, ¿por que volvías pero nunca te quedabas?
Quizás me extrañabas, pero no de la misma forma que te extrañaba yo. Quizás me querías pero no de la misma forma, quizás me querías pero no para lo mismo que yo a ti.
Volvías por ese algo que no era fácil de entender  y que hoy  llamas "conexión especial".
Y si, en efecto tal vez sea un término válido para explicártelo a ti mismo.
Pero hoy entiendo, después de todo este  tiempo que así tenía que ser, así es la única forma en que podia pasar. 
No por nada sobrenatural, no por pactos sellados en otras vidas, ni por significados karmáticos, ni gatos con cinco patas.
Comprendí finalmente que así era lo nuestro, y punto.
Así tenía que ser, sin buscarle tanta explicación, sin querer pensar que había un lazo divino que algún día se volvería a estrechar.
Lo nuestro fue de esa manera para permitir liberarme de la idea de que eras para mi pero tu no lo sabías, que no te habías dado cuenta.
Que habías sido dañado en el camino y por eso estabas desorientado y que tarde o temprano regresarías a donde pertenecías.
Nada de eso fue así. Y yo de corazón lo pensaba pero diez año me tomó entender que no hay tal lazo.
Que lo nuestro fue una experiencia. Nada más.
Que volvías porque te daba la gana volver, y que nada malo había conmigo.
Que no era mi culpa, que no era porque algo me faltaba y tu debías conocer otras personas para saber como regresar.
A partir de las experiencias, de tu ausencia, de tu llegada, de tus tantas facetas y conocer tu lado malo, de dejar de extrañar,  de sobrevivirte, de caminar hacia adelante, de tus desplantes, de tus palabras y tus canciones, de tus besos a destiempo y de tu confesión cargada de culpas.
De tu perdón y tu reincidencia.
De tu descaro y tus errores,  de mis errores por justificarte, de mi inútil instinto por querer creer que no eras tan malo y sobreanalizarte.
De olvidarte,  de ya no buscarte en otras caras,  de no tener ya como entenderte.
De todas las fotos con ellas, de solo pensar en ti y siempre en ti.
Del tiempo, de conocer mejor al mundo, de caerme y levantarme.
De la distancia, la decepción, de mis lágrimas al escuchar la radio.
De esas palabras y esas canciones, de esas miradas y esas sonrisas que sin temor a equivocarme lanzabas para mantenerme cerca, aunque supieras que me dolía y aunque supieras que no te importaba.
De tus acciones, de tantas cosas,  sobretodo de entender lo que significa que de verdad que te amen, que te valoren, que te merezcan
De tantas cosas que hoy quiero recordar, nació esa necesidad de verte para decirtelo en la cara porque pensé que solo haciéndolo podría cerrar un ciclo que quizás siempre estuvo abierto, para mí.
De estas palabras amargas que salen de un corazón que perdonó, pero que no debería olvidar proviene esa respuesta que viene a mi para decirme que no vale la pena.
Que aunque valga para mi no valdrá para alguien cuya mente no podrá comprender que es un acto de amor hacia mi. 
Que no se trata de que no te haya olvidado, que no te haya superado, sino que se trata de un acto de liberación tan necesario para seguir mi camino de evolución emocional
Tú jamás comprenderás el verdadero motivo por el cual lo quiero hacer, pensarás todo lo opuesto y honestamente prefiero guardarlo para mi.
Porque al final decirtelo no haría gran diferencia.
Porque al final, el perdón me pertenece a mi y no tiene el mismo significado para ti.
Como era de esperarse porque siempre fue asi.

 

No quiero perder la costumbre....
De suspirar cuando te veo dormido y de extrañarte cuando no te puedo ver.
No quiero tampoco extrañarte. Pero extrañarte me alimenta ese suspiro.
Verte ahi.. dormido.. con esas burbujitas de sudor en la nariz y  reflexionar. Darte cuenta que el tiempo apremia y que cada minuto ahora cuenta para seguir regando esta matica que se llama amor.
No quiero dejar de escucharte. Y por eso ahora invento cualquier excusa para tener que llamarte y volver a recordar que lo primero que amé de ti fue esa voz.
Y trato de armar un puente a traves de ella que me lleve de vuelta a ti.
No quiero dormir sola. Pero debes saber que cuando lo hago uso tu almohada y tu sábana. Y no lo niego... es rico porque siempre huelen a ti.
Me gusta dormir cansada. Porque tan pronto duerma, mas pronto despertaré y está mas cerca el momento de verte.
Y es que de alguna manera... eres como otra voz de mi conciencia. Esa con quien me reencuentro. Donde me reconozco a mi misma y me encamino buscando otra vez mi equilibrio.
Me calibras, me nivelas, me ecualizas, eres mi catalizador. me devuelves ese piso cuando me creo por encima de la tierra. Y me pones un techo cuando mi ego trata de dominarme.
Me devuelves la calma cuando pierdo el control,   Eres m

i timón! Mi dirección. Me haces ser mejor de lo que soy.
Y en estos dias donde quisiera que fuera sábado de nuevo, escribir para ti me hace entender que es tan grande lo que somos y lo que sentimos que nos completa.
y nos hace pensar que un día recogeremos estos frutos y todo será perfecto dentro de lo imperfecto.
Te amo.
...Sin posibilidad de explicarlo con palabras.
Solo se siente
Y lo sabes...

He llegado a un punto de mi vida en el cual siento que estoy sola.
Sola en relación con el mundo exterior, ese que literalmente traspasa la puerta de mi casa.
Desde que recuerdo fui esa amiga entregada, esa que estaba pendiente de mis amigos, les hacía regalos, detalles y tenia poderes mágicos para adivinar cuando alguno estaba pasando un mal momento y aparecía como el chapulin colorado a ayudarlos a seguir caminando.
Desde que recuerdo, he estado.  Siempre, para todos y cada uno de ellos. Aun cuando rara vez alguno de ellos estaba ahí para mi cuando yo les necesitaba.
En el amor, fui esa mujer de escasa autoestima, esa que no sabia que también merecía recibir amor y no migajas y verlas positivamente.
Era a veces esa mujer demasiado buena para ser cierta, la que nadie merecía. A la que dejaban irse porque "es lo mejor para los dos". En fin fui también la que llegaba tarde a todas partes.
Hoy estoy acercándome peligrosamente  a los treinta y siento que lo mejor que me pudo pasar fue entender que me desgastaba esperar tanto de la gente que amaba.
Creo firmemente que fue una bendición desprenderme de la necesidad de esperar por ellos, y ahora que amo y soy amada he entendido que no había que ser demasiado buena para ser digna de amor.
Que no tenia que luchar tanto por obtener aceptación de nadie, que bastaba aceptarme yo y quererme yo.
Luego todo cobró sentido, y a pesar de que a veces miro a mi alrededor y siento que no tengo vida social, que no tengo incluso a veces ni a donde ir, me parece que no me falta nada.
Mi mejor amigo duerme conmigo, y que todo lo que busqué por tanto tiempo afuera, estaba dentro de mi.
La gente que mas me ama está toda concentrada entre las cuatro paredes de mi casa, y aun asi, tampoco dependo de ellos.
Creo que he liberado una parte de mi que me hacía presa, ya no siento ataduras emocionales, y creo que es mejor.
Cansada? Si. Pero aun así cada persona especial guarda un lugar muy preciado en mi corazón, pero no al punto de afectarme re confirmar que no importa que pase, pero que siempre termino estando sola cuando en realidad he esperado que alguno de ellos estuviera.

Se ha producido un error en este gadget.

Asi hablan las mujeres

Asi hablan las mujeres
click en la foto

Music from my heart