Cada primero del mes diez, de modo no tan espontáneo ha sido un motivo y una excusa para celebrar.
Ya que un día como este vine al mundo. Y mayormente es un día que se convertirá en un álbum de nuevas fotos, de recuerdos y de momentos.
De dulces y de torta, de regalos y detalles. Siempre es así... cada primero del mes diez.
Es también buena razón para dar gracias al perfecto creador por permitirme abrir los ojos y vivir un año más. Aunque sea difícil, aunque haya podido ser doloroso a veces, vivir ha sido y es una verdadera bendición.
Cada primero del mes diez, aparecen aquellos que se desaparecen durante el año, y quienes nunca te dicen que te quieren te lo escriben en el muro de facebook, o por twitter, y con algo de suerte te enviarán un mensaje o te llamarán.
Así como también renace de las cenizas aquel amor febril de mi padre biológico, quien nunca existe, quien nunca está, pero quien se desborda de ese orgullo grotesco que empieza a sentir por ver a su hija hecha toda una mujer, profesional, sin hijos y sin enfermedades venéreas. Eso es un poco creepy, pero cierto.
Bueno, es común también cada primero del mes diez, idear treguas tejidas con hilos de amor y paz entre mi mamá y yo porque el día de tu cumpleaños no se pelea, entonces todo se torna de un color rosado intenso que asusta y a ratos parece cierto, es agradable. -mientras dura-. Cosas normales de cada primero del mes diez.
Pero no puedo ser tan gris, también están aquellas sorpresas agradables de esas personas que siempre están ahí  que nunca me abandonan y que se que disfrutan pasar este día conmigo. Eso es realmente lindo, en serio.
Sin embargo, casi siempre hay un pequeño momento de esas 24 horas de cada primero del mes diez, en el cual estoy absolutamente sola. En donde me pongo a pensar y veo lo terriblemente ridiculo que es esperar cosas de la gente ese dia, lo absurdo e imbecil que me llego a sentir cuando he deseado recibir una sorpresa, o que alguien organice algo especial para mí, -como lo he hecho yo- y no pasa.
Y de nuevo me dan ganas de vomitar mi propia estupidez y me provoca golpearme con un objeto contundente para bajarme la dosis de osito cariñoso.
No obstante, esta vez, en mi momento de soledad, me siento muy bien. Ya no espero nada de nadie, estoy en compañía de un excelente fondo musical, que de verdad nunca me deja caer. La música es mi mejor aliada y mi compañera más fiel.
Y lo único que pasa por mi mente es agarrar el whisky que tengo en frente y brindar por mí, por todo lo que he logrado y por todo lo que lucho a diario por no dejarme vencer por el cansancio. Por intentar e intentar, por pararme siempre de las caídas tan estrepitosas que tengo y seguir sonriendo y demostrándole a todos que no van a poder hundirme fácilmente.
Brindo porque hace poco decidí cambiar mi vida para siempre, ser lo que deseo ser y comerme el mundo. Porque estoy a punto de obtener mi título universitario, porque no ha habido reto que no haya enfrentado con gallardía, y porque se que tengo muchas fuerzas para enfrentar los que me vienen.
Brindo por todos y cada uno de ellos, los que han pasado por mi vida, con quienes he pasado momentos tan increíbles que podrían rayar en lo inolvidable, con los que conocí el amor, la tristeza, el dolor, la decepción, la soledad, el sexo, el despecho, el odio, rabia, venganza, y toda esa parte oscura de mi alter ego que ni yo conocía, ademas de todos esos sentimientos que me han lanzado al vacío y me han levantado como el Phoenix.
Brindo por lo bueno y lo malo.
Se que este no es cualquier día, ni cualquier primero del mes diez. Es distinto, es el cierre de un momento, de una etapa, y comienzo de otra.
Del comienzo hacia la construcción de la persona que quiero ser y que voy a ser.
La persona que algunos desearán haber valorado antes, y la persona que al final de todo, no podrán reconocer.
La sorpresa será grande, grata para algunos, y para otros... no sé, tal vez no tanto.
Pero poco importa, hoy brindo por eso, por la primera piedra hacia un camino lleno de éxito par mi.
Se acordarán de mi, lo juro.
Nos vemos a la misma hora y por el mismo canal.
FELIZ CUMPLEAÑOS PARA MI


01/10/11

Como si no te conociera, como si de forma arbitraria olvidas que yo se leerte entre líneas, que te conozco más de lo que estas dispuesto a reconocer. Así actúas, como pensando que aun puedo caer rendida a tus pies y ser nuevamente carne de tu asador.

Como si no supiera que lees mi blog y no lo dices,  que crees que todo lo que escribo es para ti, como si no conociera tu problema de protagonismo eterno.
De esa manera juegas a hacerte el tonto, e intentas manejarte con palabras ambiguas que me hagan caer en posiciones que te beneficien, que te hagan ver como el chico que entiende las indirectas que le arroja esa pobre niña que ha quedado prendada por sus encantos sexuales insuperables.
Y yo me pregunto: ¿qué coño de tu madre te crees? ¿qué te hace pensar que sabiendo realmente quien eres todavía me quede una pequeña intención de perder mi tiempo contigo? o mejor aun, ¿crees que tu triste pene vale tanto como para rebajarme de esa forma? NO.
Mientras, yo me rió de ti en silencio, desde aquí, con algo de lástima porque muestras tu complejo de inferioridad, y tu necesidad de sentirte siempre el controlador de las situación.
No te amé, ni antes ni ahora. Solo me enamoré de esa perfecta ilusión óptica que me cegó no solo la vista, sino el entendimiento y el sentido común. Nunca fuiste para mí, nunca me mereciste, nunca fuiste tan perfecto para mí, ni tan a la medida, nunca fuiste pues, no eres, y jamás serás.
No eres un icono sexual, ni un adonis de las palabras, ni mi fantasía involuntaria. Ya no pienso en tí, ni en tus manos, ni en todo lo que en algún momento pensé sería inolvidable, no eres inolvidable.
Tampoco besas tan bien, y eres un poco aburrido para mi gusto, aparte muy blanco, y muy apartado al tipo de hombre que usualmente me gusta. 
A decir verdad nunca me llegó a gustar tu nariz, ni tampoco otras cosas que no diré por no ser demasiado sincera. 
Ya no me importa a quien besas ni a quien le haces el amor, tampoco a quien engañas ni a quien tienes en la lista de espera, así como tampoco me importa en que nivel de estima en el total de tus afectos me encuentro.
Pero sobre todo, es necesario que tengas claro que no estoy anotada en la lista de espera, lanzado flechazos al viento, con mensajes subliminales que te digan: - ven, hagámoslo sin compromiso. 
No, insisto. No eres tan importante como para eso, no vale la pena, y aparte ya no lo deseo.
Ya no me gustas, ni tu voz, ni lo que dices, ni como piensas, ya se acabó el mercurio retrógrado que me tuvo idiotizada y sin remedio. Ya pasaste, ya se acabó.
De modo que entiendo muy bien cual es tu juego, y apostaría a que tu ego necesita la reafirmación de algo, no se.
Por ahora puedo ser yo quien te de el gusto, mientras solo me rió, te sigo el juego y te hago sentir macho por un rato, pero en algún momento, vas a entrar a mi blog, a curiosear, a ver que tanto te amo y que tanto te extraño y te sorprenderás de lo tremendamente idiota que has sido.
Y no tendré que volver a darme mala vida por tener que aclararte absolutamente nada, te quedará muy claro, y no dirás nada, no reconocerás que me lees y que te volví a agarrar la seña, que te conozco lo suficiente y más, como para predecirte.
Como para saber que se te hinchan las gónadas al sentirte el macho dominante, eso está muy bien. Pero no dura siempre. 
Mientras, yo me rió a solas y dejo ser, te dejo sentirte el rey mientras te dure.
Porque entre otras cosas, lo necesitas, de eso dependes. 
Por otra parte, seguiremos siendo maduros, ese tipo de gente centrada que ha dejado el pasado atrás y que se comporta como adultos, sí, sí, eso seremos, pero más nada.
Es bueno que sepas que ya no quiero vino, ni sushi, ni salidas, ni una pizca de esperanza, ni un quizás, ni nada. No tengo otras intenciones contigo que no sea seguir siendo ese tipo de gente madura que se comporta como adulta. Más nada, una vez terminado el punto.
Espero te quede lo suficientemente claro como para que no sigas pensando que cada palabra que escribo, o que digo es una señal ineludible de que quiero algún tipo de roce sexual u ocasional. 
No, ever. Aclarado el punto, y sin nada más que acotar, te dejo con tu complejo.
...Mientras yo me río en silencio.!

26 de septiembre de 2011

Se ha producido un error en este gadget.

Asi hablan las mujeres

Asi hablan las mujeres
click en la foto

Music from my heart