No tengo futuro, ni la más ínfima señal de que algo concreto existirá cuando el presente deje de ser presente. 
No tengo pasado, porque ni siquiera tengo suficiente presente para saber muy bien qué es lo que está ocurriendo.
No tengo seguridad, Tampoco estrategia ni manipulaciones.
No tengo silencios incómodos al teléfono, ni tampoco preguntas que no puedo hacer.
No tengo ataduras, ni tampoco obligaciones.
No tengo que ser quien espera que seas lo que necesito.
Y no tengo que ser quien crees que soy para complacerte.
No tengo... tan solo soy.
Soy porque me dejo ser cuando te escucho.
Porque no sabía que ser libre era ejercer el derecho de ser quien soy sin guardar espacio para el miedo.
Sentirse a gusto es también disfrutar de aprender a tener paciencia.
Es que no te cueste, es que elijas responsablemente esperar bajo la sombra de una voz que te encanta.
Que te dice tanto incluso cuando está callada.
Ser libre, es no perder el centro.
Es saber que hay algo bueno y que merece tiempo para poder gestarse por completo.
Es desprenderse de viejos fantasmas y escribir una nueva página.
Es incluso, asumir el riesgo de que venga el caprichoso pasado, y retome la ventaja. que te lleva
Pero teniendo la suficiente entereza para comprender que así tuvo que ser y que casi fue perfecto.
Esto, es perfecto.
Es perfecto porque es real y pensé que no existía.
Es perfecto porque lo Vivo y lo siento y porque me gusta.
Es perfecto porque la Vida es una línea de puntos sucesivos, y cada uno tiene un sabor distinto.
Algunos son dolor, otros alegría, pero éste me llena de esperanza.
Es perfecto porque si hay esperanza hay Vida. Y yo amo tanto la vida.
Es perfecto porque lo merezco y lo había esperado.
Y es perfecto porque no tengo la menor idea de que es ni a que me lleva, pero por instinto masoquista me llama a descubrir que hay detrás incluso de eso que no se puede ver.
Esto es perfecto. Porque no Vuelo en una nube rosada soñando con caballitos de colores que me hacen levitar de forma involuntaria.. Porque ésto no se alimenta de fantasía.
Es perfecto porque mis pies están en la tierra y aun así, despegan un rato para soñar y no Volar tan alto.
Para no presumir tanto, para no esperar tanto.
Es perfecto porque todo lo que pasé me hace ser quien soy hoy, y de no ser así...
Pues, no sería tan perfecto. =)

29-11-11


Yo seguiré soñando mientras pasa la vida, 
y tú te irás borrando lentamente en mi sueño. 
Un año y otro año caerán como hojas secas 
de las ramas del árbol milenario del tiempo. 
Y tú sonrisa, llena de claridad de aurora, 
se alejará en la sombra creciente del recuerdo.


Yo seguiré soñando mientras pasa la vida, 
y quizás, poco a poco, dejaré de hacer versos, 
bajo el vulgar agobio de la rutina diaria, 
de las desilusiones y los aburrimientos. 
Tú, que nunca soñaste mas que cosas posibles 
dejarás poco a poco de mirarte al espejo.


Acaso nos veremos un dia casualmente, 
al cruzar una calle, y nos saludaremos. 
Yo pensaré, quizás "Que linda es todavia" 
Tú quizás pensarás: "se está poniendo viejo" 
Tu irás sóla o con otro. Yo iré sólo o con otra. 
O tú irás con un hijo que debiera ser nuestro.


Y seguirá muriendo la vida , año trás año, 
igual que un río oscuro que corre hacia el silencio. 
Un amigo, algún dia, me dirá que te ha visto 
o una canción de entonces me treará tu recuerdo. 
Y en estas noches tristes de quietud y de estrellas 
pensaré en tí, un instante, pero cada vez menos... 

Y pasará la vida. Yo seguiré soñando, 
pero ya no habra un nombre de mujer en mi sueño. 
Ya yo te habré olvidado definitivamente, 
y sobre mis rodillas retozarán mis nietos. 
Y quizás para entonces al cruzar una calle 
nos vimos frente a frente ya sin reconocernos. 

Y una tarde de sol me cubrirán de tierra, 
las manos para siempre, cruzadas sobre el pecho. 
Tú con los ojos tristes, y los cabellos blancos 
te pasarás las horas bostezando y tejiendo, 
y cada primavera renacerán las rosas 
aunque ya tú estés vieja, y aunque yo me haya muerto.

José Manuel Buesa

18 de noviembre de 2011




"Se nos gastó, tan pronto el amor, y la eternidad fue leve.
Duele soltar, promesas que son hojas que el viento mueve.
Nos derribó de golpe el dolor
Y el cielo quedó desierto.
No hay más que hablar, no pidas perdón por lo que ayer fue cierto. 
Mi corazón da un paso en falso y vuelve a ti, sigue latiendo contra mí,
No sé cómo enfrentar el tiempo, ni la noche, ni el silencio.
No hay solución sin ti perdí la inspiración, dejé mi luz en un rincón, 
Y el cielo es tan pequeño, que no caben ya mis sueños. 
Hoy se vuelve nada lo que sientes, sabes bien que las palabras mienten. 
Nunca digas siempre. 
Cuesta aprender y esta soledad, me enseña por las malas.
¿Cómo volar, si la realidad nos congeló las alas?.
Ya ves, tu futuro me olvidó, fui una pausa en tu camino, un cometa que pasó,
Me quedo sin ti,
Muriendo en esta habitación
Aun no te puedo decir.
Adiós.
Nunca digas siempre”
Click AQUÍ  para escucharla 



Esta canción... que en otro momento era una más...
Y que inicialmente escuchaba con amnesia selectiva
Como si nunca he sentido algo así,

Como si tú nunca fuiste mi única inspiración. Hoy me duele. 
Dejé que te acercaras demasiado.
Aun sabiendo que no valía la pena, quise volver a probar que era tenerte de mentira.

Solo un ratico, pero esta vez prestado. 

Y me muero de rabia porque siempre supe que me volverías a doler,

Que me iba a costar un mundo volver a decirte adiós.

Porque aunque no hay amor, y el dolor no es como solía ser,

Hay algo que no nos deja apartarnos del todo.

No eres mío, no fuiste, y no serás.

No me convienes, no me perteneces, y no vas a ser nunca quien necesito.

Pero ¿cómo hacemos con lo que sentimos?

Ya nos dejamos llevar un rato, sin pensar en nadie y siento egoístas.

Pero no lo podemos manejar.

No podemos ser un incierto.

Y finalmente porque no puedes dejarte ser conmigo.

Siempre te cuidas, siempre te cierras, siempre te escapas.

No puedo retener lo que no es mío, aunque te sienta tan cerca.

Y si, aun no te puedo decir adiós.

Y odio eso, odio haber retrocedido lo suficiente como para no saber qué hacer.

Como para verme en el mismo espejo del pasado.

Yo quise volver a sentirme así, como me sentí contigo.

Como no me he sentido nunca con nadie. 

Como siempre he querido sentirme.

Y bueno, sí, mi corazón dio el paso en falso y volvió a ti.
Sigue latiendo contra mí.

Porque en estos años solo he dado tumbos por la vida buscando volver a sentir eso. Y que esta vez si fuera para mí.

Busqué sentir esto con otro para no sentirlo por ti.

Para poder tener una pequeña esperanza de que eso que yo sentía cierto, pudiera serlo, sin que fueras tú, porque no vas a serlo jamás.

Entonces convenientemente convencí a mi mente, a mi cuerpo y a mi corazón de que eso que teníamos era una bonita amistad luego de una relación muy intensa.

Y te veía y no sentía nada, y podía vivir sin ti sin necesitar de tu presencia.

Y aprendí a reconocer que tus besos no han sido los mejores, y que hay hombres que bailan mejor que tú.
Y que también hay otros tantos que cantan y escriben muy bien.

Y que puedo sentir otro cuerpo, y otras manos, y otra voz.
Así como también aprendí que no eres el único mentiroso, 

Que quizás no eres tan malo, que hay otros peores.

Y que tal vez ninguno es bueno, y eso me hizo temer.

Pero en el fondo todo eso fue una treta necesaria para poder seguir mi vida sin seguir esperando que otro fuera como tú.

Que me guste tanto como tú.

Que me desvanezca como tú.
Que logre amarlo como te amé a ti.

Y finalmente, que no  me haga seguir comparándote con todos.

Seguir sintiendo que no alcanza lo que siento para poder sentirme así.

Si eso no es suficiente para entender que haber caído de nuevo es también amar el hecho de haber sentido lo mismo que hace cinco años.

Eso que no pasó con nadie más, ni con la representación de ti que inconsciente buscaba en otros.

Solo contigo, no hay persona en la vida que me haga sentir lo que tú.

Punto.

Reconocerlo es el primer paso para despedirme de esa necesidad de que seas tú siempre.

Y para aceptar que no alcanza que me quieras, ni que me desees, ni que yo sea esa persona tan importante en tu vida, ni mucho menos todo eso que sabemos que no es ni fue mentira.

Porque nuestras vidas están separadas por fuerzas más grandes.

Porque aunque venga otro que mida 1.87 mts, use tu perfume y tape mis ojos, yo sabré que no eres tú.

Y porque aunque vuelvas a mí, ya no volveremos a ser como fuimos.

Porque tendríamos que vivir esto en el silencio, y porque yo no puedo ser eso para ti.

Y porque no tengo las gónadas para decirte que no, sin que eso me deje un hueco en el estómago y las ganas de conseguir excusas necias para decirte que si y que no importa nada.

Y porque después de todo, sé que eso no sirve de nada porque no cambia el presente. 

Y porque hoy no sé si te amé y ya no es amor, o si ese sentimiento se durmió de forma consciente para ayudarme a seguir mi vida.

O sin finalmente te sigo amando de la misma manera imbécil, sin explicación y sin saber bien que es lo que amo de ti y que me quita la paz.

Si es simplemente, ese orgullo bizarro que necesita resaltar alguna carencia interna, la carencia pendiente que tenia de ti, de ese desamor que te hizo dejarme, y que ahora me dice: LO TIENES, ES TUYO. 

Y que si quisieras pudieras tenerlo siempre. Ya no sé.

Y no sé porque todo esto remueve mis piezas, mis bases, mis recovecos, mis silencios, mis miedos, mi intimidad, mi voluntad, mi inteligencia, mi sentido común, y mi poco, mucho, nulo o inexistente concepto del bien y el mal.

Ahora veo que estos dos son maleables, y que por condición humana redondeamos a los limites de nuestras necesidades, para tan solo aferrarte a eso que te descontrola.

Y de pronto me viene a la mente la frase de una persona por ahi, que me dice:
¿Cómo puede ser malo si se siente tan bien?.
Pero sé que esto no es más que las ganas de que todo sea un poco más posible. 
Y de pronto recuerdo que tuviste la oportunidad de tenerme por siempre, libres, sin problemas, y no quisiste.
De modo que termino aceptando la frase mediocre del despechado que se quiere dar ánimos.
"Lo mejor es lo que pasa"(Inserte carita conformista
Y prostituyo esa linea hasta el último de tus recuerdos pensando que no eres para mí y no me mereces.
Pero en el fondo sigo estúpidamente queriendo encontrar una sola cosa que me haga quedarme. Cual película, cual final de novela, donde después de todo soy yo la que termina riendo.
Pero al final de todo el cuento, me quedo de nuevo en el mismo muelle de san blas donde te esperé en silencio. 
Con unos años más, muchas otras experiencias, pero el mismo vacío infame en el estómago. Con un poquito de rabia por desear que no hubieses vuelto, no me hubieses besado y no me hubiese querido dejar caer.
Culpándote y culpándome, como dice la canción que te escribí el dia que terminamos.
Y diciendome que después de todo, haré lo correcto para mí y para todos.
Porque sé que siempre preferiré seguir siendo la intocable, pero marcar la diferencia en tu vida.
Y ya no puedo dejar migajas de esperanza para cuando termines con ella.
Porque aunque eso suceda, sé que el del problema eres tú.
Aunque seas tú y siempre tú el único que me ha hecho sentir dos veces lo mismo.
Aunque seas tú el dueño de ese olor que me desvanece,
Y que tal vez, sea así por siempre.
Sencillamente, es imposible.














14 de noviembre de 2011

Tuve fuerza, también palabra y me mantuve sin verte, sin quererte y sin extrañarte.
Y a ti te bastó un día... Un solo día para revolverme la vida y alborotarme las ganas de besarte a diario.
Pasamos un momento especial, uno de esos días casi perfectos que solíamos pasar antes.
Tal como cuando eramos novios, como cuando eramos felices.
Fuimos felices, claro que si, e independientemente de tus errores me quisiste, y me quieres aún.
Tras haber aprovechado la música para bajar la guardia y abrazarnos bailando, llegó el momento de sentarnos a hablar.
Acudiste al alcohol para poder despojarte de la coraza...
Y te desnudaste el alma frente a mi sin yo esperar tal cosa, me sorprendiste.
Y creo que por ese momento te volví a amar de nuevo.
Con la misma cara de idiota te miraba, y te sentía real, te vi a los ojos y se que no eras una mentira.
Supe quien era para ti, y quien sigo siendo.
Escuché de tu boca lo que siempre supe, que no eres el mejor hombre y que odias ser lo que eres.
Me pediste disculpas por cada una de mis lágrimas, por haberme hecho amarte para después irte corriendo.
Yo no tengo nada que cobrarte, simplemente no me amaste como yo a ti y se acabó.
Ya no te amo, pero sigues siendo mi punto débil.
El hombre que toda la vida desearé que cambie y sea para mí.Sí, lo reconozco, pero no es posible.
Me besaste, nos besamos. No sentí lo que usualmente sentía, pero ahora no lo olvido.
Y hoy mi mente se pelea con mi pecho y con mi instinto, porque cada uno de ellos quiere tener la razón.
Yo quiero volver a verte, volver a compartir contigo, volver a besarte.
Pero todo está tan complicado, debo divorciarme de la idea absurda de que te voy a hacer cambiar.
No eres el hombre que merezco, te quiero, me gustas, pero no me mereces porque no quieres ser mejor.
Quizás nos seguiremos gustando eternamente, y seguiremos siendo amigos como hasta ahora hemos sido.
Quienes componen canciones para el otro sin decirle nada, y quienes a veces salen y se cuentan sus cosas.
Seguirás siendo el único hombre al que he amado hasta ahora, y yo seguiré siendo la única persona en la que confías.
Pero ya nuestras vidas no se complementan, ya no puedo ocultar tantas verdades y hacerme la loca.
Porque muy seguramente, quien saldrá dañada seré yo.
De nada sirve lo que sentimos, de nada sirve que ahora nuestros sentimientos sean similares, porque quieras o no, lo intentamos muchas veces y no funcionó.
Me volveré a tragar mis ganas de lo que sea contigo, no puedo volver a cometer el mismo error porque sería solo mi culpa.
Y tu te vas a volver a cerrar porque sabes que no voy a volver a lo mismo, y quizás en unos años más, nos volvemos a besar y otra vez comienza el ciclo.
No importa, a veces hay que hacer lo que hay que hacer, ser visceral solo me ha dejado sufrimiento.
Te odio porque no quieres ser mejor, y porque no puedo cambiar nuestro presente.
Porque siempre has sido así, y porque finalmente no vas a dejar de serlo.
Sobre todo, te odio porque tienes la clave para derrumbar mi tranquilidad, y porque juraba que más nunca iba a sentirme así por ti, y aquí estoy.
Te odio porque te quiero tanto y porque se que siempre será así.
Y porque estoy absolutamente segura de que esto no termina aquí.




07/11/11

Porque a veces mi memoria quiere ocultar esos recuerdos que me obligan a odiarte.
Y de forma idiota empiezo a re-pensar e incluso justificar tus idioteces.
Te odio, porque aunque ya no te amo, me pones a jugar tu juego.
Empieza la lucha de estrategias, los mensajes insinuantes y tu cínica manera de creerte seguro de que me tendrás.
Aunque lo piense, y aunque de alguna forma me inquiete un poco la posibilidad de dejarme llevar, no lo haré.
Eres un cretino y no lo mereces.
Crees que puedes tenerlo todo, y me da asco la manera tan baja en que te acercas a mí.
Es que te odio porque aun sabiendo que no vale la pena y que no sirve para nada, me pones a pensar en exceso.
Como tratando de buscar algún motivo para volver a dejarte entrar.
Te odio porque no se por qué razón siento que jamás volveré a amar de la forma en que llegué a amarte a ti.
Y más aun, porque no se muy bien que es lo que me despiertas y eso me molesta.
Me hace insegura ante tus pasos, y no puedo permitirme vulnerarme ante ti.
Pero aunque mi razón se divide en dos y me hace indecisa, está esa otra parte que me dice que no.
Que ya esto es agua pasada y camino recorrido.
Y finalmente, si llego a caer de nuevo, será únicamente mi culpa.
Porque esta batalla,
está perdida desde el mismo momento en que intente ganarla.



03 de noviembre de 2011

Se ha producido un error en este gadget.

Asi hablan las mujeres

Asi hablan las mujeres
click en la foto

Music from my heart